Patrocinadores C.A. Gerena

martes, 10 de marzo de 2015

Clasificación VII CxM 'Fuera de Pista' Sierra de San Pablo, Montellano.

De izqda a drcha: J.M. Dorado, A. López y Francis Romero


El pasado domingo 8 de marzo se celebró en la localidad Sevillana de Montellano la séptima edición del CxM ‘Fuera de Pista’ Sierra de San Pablo. Esta prueba, poco usual, transcurrió, como su propio nombre indica, casi en su totalidad fuera de pista, trazada por sinuosos senderos y en muchas ocasiones a campo a través. A lo largo de sus aproximadamente 23 km de recorrido y de 2251 metros de desnivel acumulado, los corredores subieron a la Sierra de San Pablo y al Castillo de Cote donde pudieron contemplar las inmejorables vistas de la campiña Sevillana. 

Esta carrera, que es la primera de las pruebas puntuables para la liga de Trail Sevillana de este 2015, estuvo limitada a un total de 300 participantes entre los que se encontraban los 3 corredores del Club Atletismo Gerena, Francis Romero Flores, Antonio López Canto y José Manuel Dorado Alfonso.


Perfil y recorrido del VII CxM 'Fuera de Pista', Montellano


A continuación os dejamos con la Clasificación por Categorías de nuestros corredores, así como el enlace al resto de categorías:







Clasificación por Categorías aquí desde la web de cronometraje



El vencedor de la prueba en categoría masculina fue Alhassane Bangoura, que bajó en 20 minutos la marca del año pasado, con un tiempo final de 2:02:18 y un ritmo medio de 5:16 min/km. En la categoría femenina, Mª Reyes Ballesta Meichsner finalizó en la posición 58 de la general y primera de su categoría con un tiempo de 2:52:24 y un promedio de 7:26 min/km.



Vencedores de la VII CxM 'Fuera de Pista', Montellano


De nuestros corredores, Antonio López Canto finalizó en la posición 56 de la general y 37 de su categoría con un tiempo de 2:52:20 y un promedio de 7:25 min/km. Justo después entró Francisco José Romero Flores que finalizó en la posición 57 de la general y 38 de su categoría empleando un tiempo de 2:52:21 y un promedio de 7:25 min/km. Finalmente, José Manuel Dorado Alfonso finalizó en la posición 109 de la general y 64 de su categoría empleando un tiempo de 3:12:51 y un promedio de 8:18 min/km.




Además de nuestros corredores, nos gustaría también recoger en esta entrada a una amiga, Lina Rivero Ibáñez, que también se desplazó hasta Montellano y finalizó la carrera empleando un tiempo de 3:33:18 y un promedio de 9:11 min/km que le permitió obtener la posición 170 de la general y 5 de su categoría.




Crónica de la carrera

     Es domingo y el despertador vuelve a sonar antes de las 7 de la mañana para ir preparando el desayuno y el material que se utilizará un par de horas más tarde. Esta vez el desplazamiento fue un poco más largo, unos 66 km desde Sevilla a los que habría que sumar los 25 km si salíamos desde Gerena. Comenzaba a amanecer y durante el recorrido nos íbamos dando cuenta de que el día se presentaba muy caluroso, algo que no nos beneficiaba en nada tras lo que nos esperaba.

Llegamos a Montellano y estacionamos muy cerca de la carpa donde se recogían los dorsales. Nada más bajar observamos el gran ambiente y saludamos a algunos amigos que también tomarían la salida. La recogida del dorsal fue excelente, todo muy bien organizado, incluso con una mesa de incidencias para subsanar errores de última hora. Junto a la entrega de dorsales encontramos un mostrador lleno de bollería y dulces para ir tomando fuerzas, algo que era muy bien recibido por algunos corredores y con recelo por otros tantos. Esa cantidad de energía antes de una prueba no podía presagiar nada bueno para el corredor.

La línea de salida de la carrera estaba a 1 km calle arriba desde la carpa, justo a la entrada de la Sierra en lugar conocido por los lugareños como ‘Tesorillo’. Tras el gran estruendo del cohete que anunciaba el comienzo de la prueba los corredores comenzaron a gran ritmo su subida a la Sierra. Paisaje perfecto, temperatura perfecta y un giro a la derecha que nos apartó del camino que llevábamos. Después de ese giro todo se volvió mucho más difícil. De repente ya no había camino y lo que era peor aún, no había ni terreno firme donde pisar. Sólo unas cuantas balizas colgadas en los árboles que nos indicaban por dónde nos recomendaba la organización dirigir nuestros pasos. En este punto me quiero detener para agradecer el esfuerzo y el tiempo empleado por la organización para señalizar todo el recorrido por el que discurría la prueba. Suponemos que no ha sido nada fácil dada la dificultad de acceso a algunos de los lugares.

Aunque parecía lo más complicado, ese tramo resultó ser solo el comienzo ‘light’ de la prueba. Llegados al km 4 nos encontramos con el primer avituallamiento y como ya nos habían comentado, aquí cada parada de refresco era el presagio de que algo ‘gordo’ venía después. Dicho y hecho, justo soltamos el vaso de agua cuando comenzamos a subir un cerro en el que la pendiente era tan grande que algunos tuvimos que ayudarnos de los brazos y casi gatear para no perder el equilibrio. Tras la larga y cansada subida, unos breves pasos para recuperar el aliento y vuelta a trotar.

Vista general de la campiña Sevillana



Francis en plena bajada
Todo lo que llegó después fue la parte más veloz y técnica de toda la carrera. Imposible mirar hacia un lado, ya que, lo irregular del terreno exigía máxima concentración por parte del corredor para ver y pensar el mejor lugar para apoyar el pie zancada tras zancada. Y así transcurrió gran parte de la prueba entre la que volvimos a bajar y a subir por cerros hasta el Castillo de Cote donde se situaba una meta volante desde donde se podían apreciar unas vistas realmente hermosas de toda la campiña. El tramo intermedio de la prueba transcurrió entre pinos y algunos senderos donde el sol pegaba bastante fuerte sobre la cabeza de los corredores. De vuelta a la arboleda se presentó una pendiente de bajada tan pronunciada que muchos de los corredores se tenían que agarrar al tronco de los árboles para evitar las caídas y disminuir su velocidad de bajada. Estos tramos eran muy técnicos y en un terreno formado por tierra y piedras sueltas que propiciaron más de un susto. Por fin llegamos al penúltimo avituallamiento, comenzaba otra dura subida que fue muy bien vista por los corredores después de haber sorteado con éxito los peligros de la bajada previa. Excelente el trabajo de los voluntarios que estaban en este avituallamiento, ambiente genial y unos ánimos que subían la moral para enfrentarse a los kilómetros finales. Tras esta subida y de nuevo otra gran bajada llegamos al último avituallamiento tras el cual nos advertían que sólo quedaban 1500 metros de larga subida para comenzar a correr hacia el pueblo, que a esas alturas era poco menos que el paraíso para cada corredor.

Ese kilómetro y medio se hizo notar en las piernas más de lo esperado, de nuevo una gran subida muy técnica y a gran velocidad. Se mezclaron tramos con carriles de buen firme y otros donde no había hueco ni para apoyar media planta del pie, todo esto sobrepasado el medio día y con el sol en el cenit de su trayectoria. De repente un cartel con el kilómetro 20 y algunas personas que se acercaron hasta allí con botellas de agua para ofrecerlas tras la dura subida. Ya todo eran buenas caras y felicitaciones porque quedaban tan solo 3 kilómetros de bajada y la entrada al pueblo. Este último tramo, aunque no llegó a ser fácil, sí fue mucho más agradable que los anteriores.


A. López intentando mantener el equilibrio
Gran acogida en la meta donde se vitoreaba cada llegada de los corredores y donde se ofrecía isotónico, agua y coca-cola para reponer las fuerzas perdidas durante el recorrido. Tras un breve descanso e intercambio de impresiones nos dirigimos de nuevo a la carpa donde pudimos recoger la bolsa del corredor. Ésta contenía agua, una barra energética, un tubular para cuello y una sudadera conmemorativa de la 7ª edición de la carrera. Además también contenía varios tickets para la comida de convivencia final que había propuesto la organización de la carrera.

No nos queremos despedir sin agradecer al Excelentísimo Ayuntamiento de Montellano y al Club Atletismo Montellano la organización de esta incomparable carrera. Igualmente agradecemos y felicitamos a Protección Civil, Policía Local y a los voluntarios por el control y la ayuda ofrecida durante cada kilómetro del recorrido, independientemente de donde estuviese colocado. Por último agradecemos a todos aquellos que se acercaron a animarnos, el apoyo, las fuerzas y ese trago de agua que nos hicieron el recorrido un poquito más fácil. Enhorabuena a cada finisher porque haber cruzado esa meta ya era tan meritorio que daba igual el tiempo que marcase el cronómetro.




Os dejamos con una galería fotográfica de la prueba y el vídeo de la llegada:



  • Tras el salto, algunas fotografías más tomadas de Footing Pepito - Escuela de Atletismo Mauri Castillo al que agradecemos este maravilloso recuerdo.